Las Claves que Hacen la Diferencia

Eficacia probada en diversos ámbitos

La idea nace en el año 1998 en el sector empresarial, con empleados que donaban 1€ al mes de su nómina para una causa solidaria o proyecto social.

A partir de ahí, la idea va tomando forma y se concreta de manera especial para ayudar a causas sociales sin ánimo de lucro.

Nosotros queremos aplicar esta iniciativa al servicio de la Iglesia, con el objetivo de ser un complemento real a otras formas actuales de recaudación de fondos y donativos.

La cantidad de 1€ al mes hace posible que cualquier persona pueda ayudar y colaborar sin que le suponga ningún perjuicio económico, al tiempo que le ayuda a involucrarse y formar parte de una causa que aporta valor a la sociedad y lleva esperanza al mundo.


Todos somos conscientes de que los pequeños gestos mueven el mundo

Es necesario invertir esfuerzos y recursos en el fundraising (captación de fondos)

El dinero nunca llega solo aunque la causa sea buena en sí misma

Una manera muy simple de hacernos responsables de la misión de la Iglesia